Testimonios Voluntariado Internacional Ver más testimonios de amycos.org »

SER VOLUNTARIO TE CAMBIA LA VIDA

A continuación, presentamos las primeras impresiones de Beatriz Arteaga y Rubén Esteban Bardal, dos leoneses que se encuentran realizando su voluntariado en Nicaragua durante el mes de agosto. Esto dos docentes participan en Acercándonos al Sur 2011, el programa de voluntariado internacional de Amycos. Ambos llevan a cabo tareas de cooperación en el ámbito educativo Read more...

A continuación, presentamos las primeras impresiones de Beatriz Arteaga y Rubén Esteban Bardal, dos leoneses que se encuentran realizando su voluntariado en Nicaragua durante el mes de agosto. Esto dos docentes participan en Acercándonos al Sur 2011, el programa de voluntariado internacional de Amycos. Ambos llevan a cabo tareas de cooperación en el ámbito educativo a la vez que ponen en práctica sus conocimientos adquiridos durante sus estudios de magisterio.

Beatriz Arteaga Pastor. 29 años. León. Magisterio Educación Especial, Audición y Lenguaje, y Educación Infantil. Universidad de León.

Rubén Esteban Bardal García. 32 años. León. Magisterio Lengua Extranjera (Inglés) y Psicopedagogía. Universidad de León.

- ¿Por qué motivo iniciasteis este proyecto?

Nuestra motivación principal fue conocer la realidad en primera persona de un país de sur, y ser conscientes de sus necesidades, forma de vida, costumbres, etc. Al mismo tiempo, establecer una relación de enriquecimiento mutuo en la que ambas partes aporten algo.

Por otro lado, como educadores sentíamos la curiosidad de conocer la realidad educativa de Nicaragua, para poder llevar a la práctica los conocimientos adquiridos durante nuestros estudios, y también nos parecía interesante el poder aprender otras formas de trabajar en contextos completamente diferentes al nuestro. Un claro ejemplo es la ausencia de material de la que dispone el personal docente de Nicaragua, lo cual dificulta aún más su tarea, el alto grado de absentismo escolar, etc.

Otra de las motivaciones que nos ha llevado a vivir esta experiencia ha sido buscar un enriquecimiento personal que nos ayudara a ampliar nuestra perspectiva del mundo, así como crecer a nivel personal y profesional.

- ¿Cuánto tiempo estaréis en Nicaragua?

El proyecto se desarrolla durante todo el mes de agosto.

- ¿Cuál es vuestra opinión sobre la experiencia que estáis viviendo?

Nuestra experiencia está siendo muy positiva, ya que estamos teniendo la oportunidad de conocer el día a día de la Nicaragua más humilde, así como el resultado palpable de los diferentes proyectos que AMYCOS ha puesto en marcha en varias comunidades rurales del país. En este sentido, todos los beneficiarios se muestran muy agradecidos por haber tenido la fortuna de participar en dichos proyectos, los cuales han ayudado a mejorar sustancialmente sus condiciones de vida.

La aceptación y el maravilloso recibimiento que hemos tenido en todos los lugares por los que hemos pasado hacen que queramos devolver todo el cariño que nos han dado aportando nuestro pequeño granito de arena a este humilde país.

También es cierto que queda mucho trabajo por hacer y que es el propio pueblo nicaragüense el que tiene que continuar luchando día a día para ser autosuficiente y de este modo no depender de la ayuda extranjera.

-¿En qué consiste vuestro día a día en Nicaragua?

Durante la primera semana de nuestra estancia en Nicaragua hemos estado visitando los proyectos que AMYCOS tiene en diferentes lugares como Managua o Las Tablas (donde se está comenzando un proyecto de vivienda), y conociendo el funcionamiento de la contraparte en destino, en este caso el CEPA.

Después de esta semana de adaptación, llegamos a la comunidad de María Jesús Oliva, que es donde estamos viviendo y desarrollando nuestra labor educativa y de ocio y tiempo libre.

Diariamente acudimos a la escuela de 8:00 a 13:00 para apoyar dentro de las aulas el trabajo de las dos maestras de la comunidad. Dado el gran número de alumnos y la gran diversidad de niveles existente en el aula, esta labor permite realizar un trabajo individualizado con los alumnos con más dificultades, que sería imposible con los recursos humanos y materiales de los que disponen actualmente.

Después de comer, de 15:00 a 17:00, realizamos un refuerzo educativo, al que los niños acuden voluntariamente para continuar trabajando los aspectos curriculares básicos, mejorar la lectura mecánica y comprensiva, así como operaciones de cálculo elemental.

De forma transversal, intentamos trabajar una serie de aspectos y valores como la higiene y la salud, la igualdad de género, la solidaridad y el compañerismo, etc.

Finalmente, dedicamos un tiempo a realizar una serie de juegos y dinámicas que contribuyen a mejorar una serie de aspectos sociales y a devolver parte de la infancia a unos niños que se ven condenados a trabajar desde pequeños debido a sus condiciones de pobreza.

Todas estas actividades tienen una gran acogida y participación por todos los niños de la comunidad, desde los más pequeños de 3 años hasta los más mayores de 15 años.

- ¿Qué es lo que más os está gustando?

En primer lugar, nos gustaría destacar la enorme suerte que hemos tenido al poder participar en el programa de becas del Área de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de León, y de colaborar con una ONGD como AMYCOS, quien nos ha dado la oportunidad de colaborar en un proyecto serio y consolidado.

Lo que más destacamos de esta experiencia es la amabilidad y el cariño que nos dan todas las personas que hemos conocido, y muy especialmente los niños. También, la felicidad que desprenden, a pesar de las duras condiciones de vida que tienen.

Es muy positivo poder ver directamente cómo se llevan a cabo los proyectos que se gestan desde España, gracias al apoyo de ONGDs, Administraciones Públicas, y gente anónima, y que tienen su resultado real y tangible en el terreno, con una minuciosa organización y distribución del presupuesto económico y del trabajo a realizar, destacando en este aspecto la labor realizada por AMYCOS en Nicaragua, con la ayuda de la contraparte y la colaboración de voluntarios que vienen anualmente a participar de esta experiencia.

Por otro lado, queremos destacar también la enorme riqueza de este país, tanto a nivel cultural, como gastronómico, paisajístico, etc., que esperamos contribuya al futuro desarrollo de Nicaragua.

- ¿y lo que menos?

Lo que menos nos ha gustado es la dureza de las condiciones de vida en la que vive la gente, que repercute especialmente en los niños, los cuales tienen que trabajar desde bien pequeños para ayudar en sus hogares, ya sea recogiendo leña, cargando agua, cocinando, cuidando a los hermanos pequeños, y en algunos casos, trabajando en las labores del campo para aportar dinero a la economía familiar.

-¿Es la primera vez que participáis en un proyecto de estas características?

Rubén: Ya había participado hace unos años en un proyecto similar, que consistió en la reconstrucción de un colegio de un pequeño pueblo de Marruecos.

Beatriz: es la primera experiencia solidaria.

- ¿Consideráis que va a influir de alguna manera en vuestras vidas?

Por supuesto que influye e influirá en nuestras vidas. Pese a que luego volvamos a nuestro mundo “fácil” y lleno de comodidades, algo siempre queda, sobre todo a la hora de relativizar los problemas que nos puedan surgir en nuestra vida diaria en España, dándonos cuenta de lo que realmente importa en la vida, teniendo en cuenta las carencias que tienen en otros lugares del mundo, a nivel educativo, sanitario, alimenticio, etc.

Además, queremos trasladar esta vivencia a la gente que nos rodea y a nuestros futuros alumnos, y para reclamar a través de la educación, la necesidad de construir entre todos un mundo más justo y mejor.

- Por último, ¿repetiríais la experiencia?

Sí por varias razones, la primera de ellas es que nos gustaría participar en un proyecto educativo de mayor duración y que fueran destinatarios un mayor número de beneficiarios.

Por otro lado, confiamos en que todo este tipo de proyectos den la posibilidad al país de desarrollar todo su potencial y dejar de lado el empobrecimiento al que se ha visto sometido en los últimos años por diferentes motivos (d