Testimonios Voluntariado Internacional Ver más testimonios de amycos.org »

Mi estancia en Bailadora – Victoria Díez

Mi estancia en la Comunidad de Bailadora ha sido breve pero intensamente aprovechada.

Mi estancia en Bailadora – Victoria Díez

La primera semana fueron días de toma de contacto con la gente, de acercamiento, presentaciones y general eran momentos para conocernos en lo personal. En esos días pude estar presente en la entrega del paquete alimentario a los beneficiarios del proyecto, y también de participar en un taller de género que impartía la ONG ODESAR con hombres de la comunidad. Participar en ésta capacitación me resultó muy interesante, a parte de que el tema es muy importante en la comunidad, me dio la oportunidad de conocerla ONG y poder planificar una reunión para trabajar en juntos (concretamente para no duplicar esfuerzos, si no para unir fuerzas y dar un mejor aprovechamiento de las capacitaciones que ambas entidades realizan dentro de Bailadora).

 En la segunda semana, elaboré junto mi compañera Sara la entrevista familiar, nos planificamos con Don Silvio para realizarlas acompañadas de un guía, puesto que sin acompañamiento sería muy difícil debido a las características del terreno. Empezamos esa misma semana a entrevistar a las familias en algunas zonas de la comunidad.

El martes tuvimos una reunión con la Coordinadora de la Red de Mujeres del Norte de San Ramón, para planificar unos vídeoforos de género con la campaña “El machismo, mata, embrutece y empobrece”,  que se van a llevar a cabo en la comunidad, y la participación en un Congreso de Mujeres de la misma Red y con el Grupo Venancias, expertas en formación de género que trabajan con las comunidades de Matagalpa.

El miércoles visitamos la Comunidad de Las Tablas, en la cual pudimos ver el proyecto de viviendas terminado, y el buen funcionamiento de los huertos.

El jueves nos llevaron por la mañana a visitarla Piedra Bailadora, de la cual y de su historia surge el nombre dela Comunidad. Por la tarde tuvimos una reunión con los hombres beneficiarios del proyecto, en la cual debatieron cuáles eran las necesidades de su comunidad y las capacitaciones que querían recibir. Y para cerrar la semana nos reunimos además con Odesar para planificar las capacitaciones.

La tercera semana siguió con la práctica anterior. El lunes nos reunimos con la profesora del colegio para ver en qué días o de qué manera se podía colaborar con ella (trabajo que realizará mi compañera Sara durante su estancia). Por la tarde tuvimos la primera reunión con los jóvenes, y de ella surgió la idea de realizar un taller de computación básico. Los jóvenes están muy motivados y son conscientes de que por estudios y porque las nuevas tecnologías son importantes, tienen que aprenden a desenvolverse delante de un ordenador. Se realizó una prueba de cómo podría ser el taller durante esa misma semana, trabajando unos contenidos básicos sobre las funciones del ordenador, sus utilidades, primeros acercamientos con el teclado, ejercicios básicos de Word (en los que se trabajada indirectamente el tema de género, con lecturas, ejercicios y ejemplos tomados de libros que los chavales tenían que leer y trabajar mientras no les tocaba el turno del ordenador). El balance de esta primera toma de contacto ha sido muy positivo. Los jóvenes han mostrado responsabilidad con la puntualidad y la asistencia. Buena predisposición por aprender, y mucha motivación para que el taller siga adelante.

El martes acompañamos a Don Silvio, a la reunión que organizó Odesar en San Ramón. Era una reunión con todos los líderes de las diferentes comunidades del municipio para elaborar de forma comunitaria un Plan Estratégico de desarrollo. Fue muy interesante y surgieron ideas de trabajo a largo plazo muy buenas.

El jueves participamos en la capacitación de género de Odesar, que consistía en hacer repaso y multiplicar los conceptos aprendidos. Fue muy participativa, y asistieron tanto jóvenes, adultos, como personas mayores, por lo cual, los debates y la reflexión grupal fue muy enriquecedora.

El viernes realicé junto con Carlos, un compañero de Odesar, la capacitación de Sexo y Drogas con los jóvenes de la comunidad. El tema les resultó muy interesante, y las dinámicas generaron mucho debate. La valoración del taller fue positiva, pues los jóvenes dinamizaron, quedaron aclarados los conceptos y se hablaron temas serios con respeto y responsabilidad.

Los tres primeros días de la cuarta semana participé junto con mi compañera Sara y María en el Encuentro de Mujeres de las diferentes comunidades de Matagalpa. Fueron tres días de formación en género, dinámicas, reflexiones y concienciación de la nueva campaña ya antes mencionada. Asistimos al encuentro por dos motivos: uno para acompañar a María, que ha sido elegida en la comunidad como futura capacitadora en género; y dos, porque nos parecía muy enriquecedor participar con dos entidades tan expertas en el tema.

El jueves tuvimos una reunión con las mujeres de la comunidad, y se hizo un pequeño diagnóstico de las necesidades que ellas encontraban, y se plantearon ideas muy interesantes, como por ejemplo la de poder formar una cooperativa de mujeres para vender cuajadas. También se decidió con ellas las capacitaciones a tener durante la estancia de mi compañera Sara.

El viernes fue mí último día, un día normal de trabajo, por la mañana entrevistas, y por la tarde para despedirnos todos, hicimos una piñata con toda la comunidad.

Como decía al principio, ha sido poquito tiempo, pero muy bien aprovechado. En este período hemos realizado 25 entrevistas, tenido 3 reuniones con la comunidad, y diferentes reuniones con agentes externos, pero que con los cuales hemos considerado necesario hacer un buen trabajo en equipo.

Para terminar me gustaría expresar mi agradecimiento a todas las personas de la comunidad por su amabilidad, su hospitalidad, y por hacerme sentir una más. La experiencia con la familia de Doña Paula ha sido excelente, se han preocupado muchísimo por mí, por que estuviera bien, y hemos compartido muy buenos momentos. El líder, nos ha gestionado muy bien el trabajo diario en la comunidad, así como todos los guías que nos han acompañado.

La comunidad Bailadora nº 1 está llena de energía y ha hecho que mi experiencia en Nicaragua fuera del todo perfecta.

En Managua a 6 de Noviembre de 2012.

 

Victoria Díez Fernández