Testimonios Voluntariado Europeo Ver más testimonios-europeos de amycos.org »

Margherita Bartolomei en Amycos

En abril 2015 empecé mi proyecto de Servicio Voluntariado Europeo en la ONGD Amycos, en Burgos

En abril 2015 empezé mi proyecto de Servicio Voluntariado Europeo en la ONGD Amycos, en Burgos.

Cuando llegué, por primero conocí a mi Coordinador, Alessandro, y a mis compañeros de piso y de proyecto, Joana, portuguesa y Gabor, hungaro, con los cuales compartí  esta “aventura” emocionante. En los días siguentes encontré también a mis compañeros de trabajo y empezé a familiriazar con las actividades que tenía que desarrollar en mi proyecto: un suporte en la oficina de Amycos por las actividades de sensibilización y Educaciòn al Desarrollo, montaje y desmontaje de exposiciones, comunicación etc. También la actividad en la Huerta Molinillo, una cooperativa que trabaja el tema de la soberanía alimentaria e del biológico. Desde el principio, además, y para toda la temporada, tuve la oportunidad de aprovechar de un curso de español en Atalaya Intercultural, una asociación que trabaja con los migrantes, ofrecendoles también un suporte lingüístico.

En la primera parte de mi voluntariado en Amycos empezé a seguir el proyecto “Cool to Reuse” que involucraba algunos jovenes burgaleses, para realizar un video sobre los temas del reciclaje y reutilizo de materiales; yo les suporté sobretodo en la búsqueda me material y contenidos. También empezé a colaborar a la realización de talleres de Interculturalidad en las escuelas de Burgos y de algunas provincias de Castilla y Leòn. Mientras tanto, seguía mi trabajo en la Huerta Molinillo, donde echaba una mano en la cultivación de los productos biológicos y en la preparación de las cestas de verdura que se venden cada semana a los socios de la Cooperativa.

En mayo tuve la Formación a la Llegada en Pamplona, una iniciativa organizada por la Agencia Nacional Española. Esa fue una oportunidad muy bonita para aclarar algunas dudas sobre el Servicio Voluntariado Europeo y para conocer a otros voluntarios que estaban como nosotros en España.

Después de la formación, las actividades principales fueron participar a los eventos ciudadanos organizados por la ONGD: el Día de la Tierra, el Día contra la Pobreza, las fiestas ciudadana de San Pedro donde hicimos actividad de sensibilización y animación infantil.

El verano fue un momento muy animado: en julio diseñé y desarrollé con una compañera de trabajo, unos talleres de Cooperación y Solidaridad en los Centros Civicos de Burgos, una ocasión muy divertida de encuentro con los más pequeños.

El trabajo con los niños siguió también después de las vacaciones de verano, con la vuelta la colegio. Desde septiembre organizamos un interesante proyecto de concienciación sobre el tema del agua como derecho irrenunciable, encontrando a los estudiantes de muchas escuelas de Burgos.  Este proyecto ha sido sin duda el que más me entusiasmó, como que pude seguirlo desde el principio, durante casi toda su realizaciòn, hasta que me marché. Mientras tanto seguía mi apoyo en las actividades cotidianas de la oficina, el trabajo en la huerta y el curso de espanol.

En octubre participé a una Evaluaciòn Intermedia en Andalucía, organizada por la Agencia Nacional Espanola para darnos la oportunidad de reflexionar sobre el desarrollo de nuestros proyectos y de los objetivos del SVE. Este momento fue muy importante para evaluar los resultados obtenidos y los que todavía  necesitabamos lograr.

En la última parte del Servicio Voluntariado Europeo tuve la posibilidad de desarrollar un proyecto personal. Decidí de enfocar mi trabajo sobre el tema de los proyectos Europeos finaciados por el Programa Erasmus+, empezando a recolectar materiales y ideas  para un intercambio de buenas practicas entre asociaciones que acogen o envían voluntarios europeos. Aunqué no conseguí acabar ese proyecto, espero que los voluntarios que me sucederàn o los profesionales de Amycos lo puedan llevar al cabo con suceso. En el mismo periodo, se acabó también el proyecto “Cool to reuse” en el que había empezado a colaborar desde mi llegada en Burgos. Una vez terminado el video, fue expuesto en el Foro Solidario, un Centro de la Fundación Caja de Burgos.

Mi proyecto SVE se acabó al final del ano 2015, después de 9 meses increíbles donde pude aprender muchisimo y enriquecerme desde un punto de vista personal y profesional. Esta experiencia ha sido de verdad muy satisfactoria y la aconsejaría  a todos los jovenes que tienen ganas de ponerse a prueba y crecer como personas.