Testimonios Voluntariado Europeo Ver más testimonios-europeos de amycos.org »

PAULA PERREIRA – Burgos

El SVE fue una ocasión de progreso tanto personal como social

El SVE fue una ocasión de progreso tanto personal como social ya que se soportó en un aprendizaje no formal centrada en la solidaridad y justicia social, comunicación y cooperación, tolerancia y respeto por los otros, comprensión y aprendizaje intercultural. Pero también una maravillosa oportunidad de vivir en una nueva realidad y aprender con apertura, curiosidad y autonomía, en el terreno, con la práctica, con la observación, con mis errores y la ayuda de todo el “equipo” que me rodeaba.

Tres meses pueden parecer poco tiempo pero cuando son vividos de forma intensa y activa se transforman en una espectacular experiencia que nos marca para siempre.

Pensar en conocer un nuevo país, una nueva lengua y un nuevo día a día, con personas que eran desconocidas para mí parecía algo terriblemente intimidante pero después de la adaptación y de la convivencia lo que es mismo asustador es pensar en el día de la partida.

Aprovecho para agradecer la oportunidad que me han dado de participar en este proyecto porque creo que es una magnífica experiencia de vida, que todos los jóvenes deberían tener. Pero también a Alessandro, Alexandra, Rodrigo y todos los supervisores que nos recibieran con amabilidad, simpatía y buena voluntad de enseñar y ayudar, siempre preguntando como estábamos y si las cosas estaban corriendo bien.

Por fin, a todas las personas que han estado conmigo estos meses, a todos los otros voluntarios que tuve el placer de conocer y socializar, a Karolina y Alessia que fueran un pilar en los buenos y malos momentos…

No es un adiós sino un hasta pronto.

Non è un addio ma un arrivederci.

Nie mówię żegnaj, ale do zobaczenia.